jueves, 5 de enero de 2012

EL UNIVERSO ELEGANTE

El progreso de la física actualmente, se desarrolla por dos vías. La primera, según se vió en el post anterior, por medio del modelo estándar, y de la búsqueda del santo grial de la partícula de Higgs.


La segunda vía es la teoría de cuerdas/Teoría M, de la que habla el libro que ahora traigo. Lo leí el pasado fin de semana, y aunque, ya había leído otros sobre teoría de cuerdas, éste me pareció mas centrado, mas extenso y mas completo.


El problema de la teoría de cuerdas/Teoría M es su desconexión con el mundo experimental. Si bien sus logros teóricos son brillantes, y su mayor logro, sin duda, es la unificación de la gravedad y la mecánica cuántica en una teoría denominada gravedad cuántica, no es menos cierto que no existe base experimental que apoye diche teoría.


Richard Feynman era contrario a la teoría de cuerdas porque necesitaba un mo0ntón de matemáticas nuevas y muy complejas, que pocos entendían. Desaparecía la imagen física, y sobretodo, no hay ninguna predicción comprobable. Construir un acelerador de partículas para comprobar la teoría de cuerdas/Teoría M está fuera del alcance de la humanidad ahora y por muchos siglos. Sería necesario un acelerador del tamaño de la galaxia para explorar la zona de energía donde habita la supercuerda.


Queda únicamente el progreso teórico, y el descubrimiento de efectos indirectos a bajas energías que pudieran ser comprobados, pero..a esta teoría le queda un siglo de andadura por delante. El libro que ahora traigo es la historia de todo esto.


El_universo_elegante

LA PARTÍCULA DE DIOS

Hace poco he leído el libro: "La Partícula divina". El autor es Leon Lederman, premio nobel de física y director del Fermilab. El libro hace referencia al bosón de Higgs, que actualmente se busca en el LHC. La partícula de Higgs no es una partícula mas dentro del bestiario interminable al que ha dado lugar el modelo estándar. Es algo mas, se trata de una partícula escalar (sin espín) que da origen a un campo escalar que abarca todo el universo.


Se podría pensar en algo así: Hágase el vacío, y el vacío se hizo y se le asoció un campo de Higgs, el cual asocia un VEV (valor especial de vacio) a cada punto del espacio. Alcanzado un determinado valor de VEV, la partícula en cuestión (electrón, protón, etc) aparece ya con masa y todo.


Esto es lo que dice la teoría, naturalmente. Pero resulta que todo campo interactúa por medio de una partícula, y el campo de Higgs, interactuará por medio de la particula de Higgs, que es lo los científicos están buscando ahora mismo. Y parece que pronto van a hallar esa partícula, porque ya se está acotando su rango de energías.


Hallar el bosón de Higgs constituye la continuación del progreso en física por la vía del modelo estándar. De su hallazgo o no, dependen muchas cosas importantes. Si no se haya, se pondrá en cuestión el uso de aceleradores cada vez mas potentes, y se volverá a la teoría de los preones (estructuras subquark). Si se haya, se habrá confirmado la teoría y se habrán abierto muchas puertas a posteriores desarrollos.


Este libro es la historia de todo este proceso. Describe muy bien como funciona un acelerador de partículas y los tipos de experimentos que se hacen con ellos.

La Particula Divina - Leon M. Lederman